Eco hotel salento
Eco hotel salento

La Cabaña Eco Hotel, Salento – Colombia

Última actualización:
Naturaleza cómodamente
Excelente lugar para vivir aventuras, conectarte con la naturaleza y el aire libre.
Nota del editor
9.2
Nota de lectores0 Votos
0
Positivo
Aseo
Comida
Comodidad
Atencion
Actividades
A mejorar
Baño un poco pequeño
9.2

Previo a nuestro viaje al Valle del Cocora decidimos pasar la noche en una finca – hotel muy cerca para salir en la mañana, buscamos algo cómodo en medio de la naturaleza, elegimos La Cabaña Eco Hotel por sus excelentes calificaciones en diversas plataformas, se encuentra a 2 km de Salento, lo que te permite visitar fácilmente el pueblo pero la verdad no tuvimos la necesidad de salir ya que es un hotel campestre muy completo donde encontrarás variedad de comidas y todo lo que necesites para una estadía placentera. el hotel se encuentra en el departamento del Quindío, parte del eje cafetero del país.

Finca eje cafetero
Finca eje cafetero

Ubicación

Don Héctor y su esposa nos dan la bienvenida, son una pareja cálida, amable y servicial, teníamos muchas ganas de dar un paseo a caballo por lo que les hicimos la petición de programar algo de 1 hora para hacer a nuestra llegada, tan pronto llegamos nos recibieron como te recibe un familiar y nos dijo: están tus caballos listos, partan cuando quieran. Preguntamos: Sin necesidad de hacer check-in?, luego lo hacen no hay problema, aprovechen el día, mencionó. Así que dejamos las maletas en el auto, nos prestaron botas, sombrero y partimos a la aventura, Juan Carlos el encargado de los caballos nos saluda muy gentilmente y comenta sobre el manejo y el recorrido, subiremos a esa montaña, nosotros incrédulos y un tanto preocupados pues hace muchos años no montábamos, sin embargo nos da la confianza de hacerlo y menciona que cualquier preocupación el nos ayudará, si nos parece muy difícil nos devolvemos y hacemos otra ruta, no hay problema, nos sostiene los caballos para subirnos por que ni eso recordábamos como hacer, mejor dicho novatos completos.

La cabalgata empieza por la carretera durante unos 100 metros para luego internarnos en verdes prados, rápidamente llegamos a la base de la montaña cruzamos un riachuelo y empezamos a ascender, disfrutamos del canto de las aves y una exuberante naturaleza, Lassie, una perrita que nos acompaña toma el liderato y guía en el camino, luego de unos 15 minutos miramos para abajo y un gran paisaje nos impacta, no caímos en cuenta de en que momento subimos tanto, el paisaje es espectacular, se divisa gran parte del Valle de Cocora, hay que mencionar que el Valle de Cocora no es solo el lugar donde están las palmeras sino todo este valle por el que baja el rió Quindío. este río pasa frente a la finca y desde lo alto se divisa gran parte de su recorrido. El aroma a naturaleza vibra con el atardecer, el verde intenso de las montañas parece un tapete tupido que cubre todo lo que puedes ver. realmente es una cabalgata que se disfruta mucho.

Llegamos a un tramo que tiene un pequeño derrumbe por el fuerte invierno y preferimos cruzar caminando, luego retornamos a los caballos para terminar el ascenso, poco a poco se va oscureciendo y las nubes nos rodean como si estuviéramos en un bosque de niebla, la lluvia aparece y nos proporcionan impermeables, el recorrido completo incluiría devolvernos por el mismo camino sin embargo ya está tarde y al no tener practica preferimos no hacerlo, así que en la cima de la montaña llegamos a una carretera que metros mas adelante llega al pueblo de Salento donde don Héctor nos espera, nos recoge y lleva en auto a la finca.

Habitaciones

Al llegar nos entrega la habitación, la finca posee 2 casas, la casa de la montaña y la casa del río, la primera con mas de 120 años de antigüedad remodelada conservando muchas partes de la original, la segunda con unos 50 años, mas moderna y con gran vista al río Quindío. Reservamos con poca antelación y solo estaba disponible la habitación doble en la casa de la montaña, muy acogedora, aseada y bien equipada, la noche costó 255,000 pesos (71 USD) por noche por pareja. En total disponen de 10 habitaciones lo que lo hace muy privado y familiar.

Nuestra habitación tiene una amplia cama king con un colchon muy bueno, mini bar dotado, secador de cabello, vino, servicio de lavandería, cobijas adicionales, televisor, agua caliente, toallas y muchos productos de aseo como jabón, shampoo, gel de ducha, acondicionador, crema humectante, todos productos naturales y de gran calidad.

Comida

Luego de instalarnos vamos a cenar, nos sorprendió encontrar tan bien organizado el restaurante con un amplio menú para todos los gustos, desde opciones veganas, vegetarianas, hasta platos típicos como la bandeja paisa o la trucha. probamos la trucha a la plancha y al ajillo, vienen acompañadas de ensalada y patacón. personalmente la trucha al ajillo me pareció exquisita, estos platos incluían postre, 3 porciones de dulces hechos con frutas cultivadas en la finca, fresa, mora, y arequipe, muy buena comida y un precio también muy bueno, La especialidad de la casa es el lomo al trapo que se debe reservar con anticipación ya que requiere una maduración y preparación prolongada. El desayuno está incluido en la tarifa y es tipo buffet.

Después de cenar vamos a descansar pues ha sido un largo día, mañana empezaremos temprano. un buen baño de agua caliente y una noche de sueño reparador, arrullado por sonidos del bosque y el agua que pasa por el río.

Instalaciones

Al despertar apreciamos la magia del lugar, aves cantando por todos lados, flores multicolores y un verde intenso nos rodea, esta zona es muy apetecida para el avistamiento de aves, 152 especies han sido identificadas, prueba de la riqueza natural del Quindío. Camino al restaurante nos deleitamos con cada detalle con que esta ambientado el hotel, nichos que invitan a descansar, tomar un buen café, reflexionar o leer un libro, lugares acogedores en los que siempre encontrarás una manta cerca, esto es muy apropiado ya que en general el clima es frío aunque variable, entre 13 a 22 grados. llueve bastante así que recuerda llevar ropa abrigada.

El desayuno es variado, un poco de fruta, queso, miel, huevo, bacon, arepa tradicional de la región (recomendada), jugo de naranja, cereal, mermelada, yogurt y panes. todos los alimentos muy frescos y de gran sabor, algunos de hecho son elaborados aquí mismo en la finca como el yogurt, queso, mermeladas, entre otros..

Actividades

Tenemos un día con muchas aventuras así que partimos a otra cabalgata que nos llevará a un lugar mágico. en los mismos caballos que el día anterior nos aventuramos mucho mas confiados por la experiencia pasada. Cruzamos el Río Quindío por un puente y seguimos un camino que nos lleva por varias fincas, todas de estilo típico de la región, un recorrido en inicio mas sencillo que el de ayer pero que rápidamente se vuelve mas aventurero, empezamos a descender por terreno resbaloso que nos obliga a sujetarnos fuertemente, a medida que nos alejamos de la civilización los paisajes son cada vez mejores, arboles mas grandes y variados, vegetación tupida y muchas aves.

por si fuera poco nos encontramos de frente con un túnel muy antiguo de ferrocarril que debemos cruzar, te sientes como si vivieras una película, mas adelante debemos cruzar una quebrada bastante profunda en la que por un momento sientes que puede llevarse al caballo sin embargo estos animalitos son muy fuertes y pasan sin problema. Todo este recorrido nos ha llevado finalmente a la cascada Santa Rita, un lugar mágico para encontrarte con la naturaleza, un lugar para estar en silencio y contemplar el rugido del agua. Super recomendado para que la visites.

De vuelta al hotel alimentamos a los caballos como muestra de agradecimiento por llevarnos en tan lindo paseo, ya es medio día y almorzamos allí mismo, Don Héctor nos dice que probemos un poco de lomo al trapo que esta preparando para la cena y estamos encantados, no solo el lomo, sino los acompañamientos muy variados y deliciosos.

Cargamos las maletas, hacemos check-out y partimos a nuestra próxima aventura en el parque Valle del Cocora, no sin antes agradecer a los dueños por su amabilidad y hospitalidad y con la seguridad de que volveremos en el futuro para hospedarnos durante mas días ya que la finca cuenta con muchas mas actividades que por el poco tiempo que disponemos nos quedan faltando. por ejemplo ordeñar vacas, alimentar terneros, otra cabalgata mas extensa a un mirador, recolectar frutos, tour de inmersión por las plantaciones de café y mucho mas. a propósito de este último, en la finca se puede comprar café para llevar como regalo a familiar y lógicamente de gran calidad al ser cultivado en el eje cafetero del país. Es un lugar super recomendado para amantes de la naturaleza y el aire libre.

En el siguiente enlace puedes encontrar un folleto muy completo de las actividades, historia del hotel y sus servicios. https://www.travelytips.com/eco-hotel/actividades.pdf

Collaborator

Viajar es la mejor educación, conoces culturas, tradiciones, aprendes a valorar todo y a todos, experiencias que te acompañarán toda tu vida, momentos que recordarás con tus seres queridos, no lo pienses mas! viaja ya.